lunes, 29 de junio de 2015

Confianza



La confianza no es algo que se gane o se pierda en un abrir y cerrar de ojos, o quizá si.
No es como hacer problemas de matemáticas o analizar frase. Es mucho más complicado que eso, mucho más de lo que creemos, hasta que nos pasa. Pero al mismo tiempo, es algo muy sencillo, quizá tanto como caminar.
A primera vista, en un primer momento, ganarte la confianza de alguien, puede ser tan sencillo como amoldarte a esa persona, es decir, "alabarla", hacerle pensar que le apoyas, que siempre vas a estar ahí, que no le vas a dejar nunca apartada a un lado.
Pero la confianza no se basa en eso.

Por otro lado, perder la confianza de alguien, es mucho más sencillo, más fácil.
En una fracción de segundo puede pasar.
¿Es ese el problema? Creo que no.
Porque, si alguien deja de confiar en ti es por algo ¿o no?
Una palabra, un mensaje, una mirada...cualquier cosa.

Bien, hasta aquí la parte "fácil".
Resumiendo un poco, has mentido a alguien para ganarte su confianza, pero cuando la verdad se ha desvelado, la has perdido.
Sencillo, ¿no?
Pero, ¿qué pasa si quieres recuperarla?
Eso...ya es más difícil.
Porque, después de mentir a alguien, no es lo mismo.
Si, podéis seguir conversando, saliendo por la calle, pero NUNCA volverá a ser lo mismo.
La confianza no se basa en la mentira, si no en la verdad, la sinceridad.
Es por eso que, no se puede estar mintiendo, porque luego ya no es lo mismo.
Nunca vuelve a ser lo mismo.

2 comentarios:

  1. A veces pierdes la confianza de alguien sin hacer nada, simplemente porque esa persona cambia y decide un día que ya no quiere confiar en ti.. O relacionarse contigo. Creo que eso es casi peor, porque es perder a alguien sin haber hecho nada y sin saber por qué... Aunque en esos casos seguramente sea la otra persona la que no te merezca, o eso dicen.
    ¡Besazos!

    ResponderEliminar