lunes, 12 de diciembre de 2016

Volver a acostumbrarme a ti.

Tengo miedo. Tengo tanto miedo de volver a acostumbrarme a ti, a tus palabras, a lo que te digo y lo que me dices. Acostumbrarme a tu voz y a tu risa silenciosa pronunciada en susurros. Tan dulce, tan cálida, tan tuya.

Tengo miedo a hablar hora tras hora, día tras día y acosumbrarme a esperarte cada día. Tengo miedo de acostumbrarme porque, puede que un día, ya no haya más conversaciones, palabras ni risas silenciosas.

Y tengo tanto, tanto miedo porque, cuando me falte, echaré de menos una parte de tí, de mi, de nosotros.

2 comentarios: